¡Hace un año que visité Boisbuchet y parece que el tiempo no ha pasado por aquí! Recuerdo cada cosa en su sitio. Nueva gente, eso sí, con ganas de hacer cosas y conocerse. Un jarrón con flores y un café nos recibieron, y sabiendo que el domingo por la tarde iba a ser nuestro único...