El 5 de julio de 2012, la cantaora Rocío Márquez (Huelva, 1985), entró en el Pozo de Santa Cruz del Sil, en León, para cantar una minera a un grupo de mineros que llevaban 45 días encerrados en señal de protesta por el cierre de las cuencas mineras.

Jorge Martínez, docente del Master of Communication Design Labs y fundador de Germinal Comunicación, es el responsable de esta idea y pieza audiovisual.

“Mucha gente me ha preguntado “¿para qué lo has hecho?”, como si todo lo que hacemos en esta vida tuviera que estar justificado bajo la óptica del encargo. Como si la emoción, el orgullo y, sobre todo, la responsabilidad con uno mismo, no fueran suficiente acicate, el mejor de los revulsivos. Como si el porqué, no fuera infinitamente más importante que el para qué.”

“Esta pequeña pieza, este homenaje, no es más que un gesto de rebeldía, y quizá de autocomplacencia, con el que he querido volver a demostrarme a mí mismo que el deseo de hacer realidad un sueño, un reto o una idea, es mucho más poderoso que cualquier adversidad.”