Ayer terminamos el workshop, una mañana y tarde intensas de trabajo, risas y sol.
El grupo entero hemos preparado el proyecto, una intervención de un camino que atraviesa  de Este a Oeste, siguiendo la ruta del sol, empezando con el amanecer en el río y un columpio para un momento de reflexión y terminando en el lago sentandote en dos sillas que surgen del agua para contemplar un atardecer como ningún otro. Durante el camino te encontrabas con distintos obstáculos como puentes y escaleras los cuales atravesabas descubriendo e interactuando con los objetos en medio de la naturaleza.

Luego cena y exhibición de Maria Blaize en el  Château acerca de sus estructuras de bambú. Después fogata para recordar una semana intensa y rápida, difícil de olvidar.

Hoy en la mañana últimos momentos con el yoghurt, el lago y los nuevos amigos.

Experiencias inolvidables que esperamos se repitan pronto.

Por: Alejandro Tapias

I am writing this post with mixed emotions of sadness and peace. Today was our last day at Boisbuchet. It is sad to leave this place behind, but at the same time I am happy to face the future with new contacts and positive creative energy. I think  that workshops like this teach you to appreciate other people’s  ideas and quiet your inner pride. We all need to be quick to listen and slow to reject others’ ideas without considering them first in order to get the best results.

With positive attitude and hard work everything is possible.

Boisbuchet, merci beaucoup
By: Johanna Tammsalu